La intensidad de corriente es, por lo general,  el parámetro que más se manipula durante una sesión de electroestimulación.

Es fundamental conocer qué es y qué efectos produce el aumento o disminución de sus valores. Gracias a esto podremos dosificar de forma más precisa el impulso eléctrico y la carga que supone el entrenamiento para nuestros usuarios.