BLOG

Noticias, estudios Wiems Lab y consejos sobre el EMS y Wiemspro.

Cuánto puede variar la Frecuencia Cardiaca en un entrenamiento con EMS

En esta entrada te explicamos cuánto puede variar la frecuencia cardiaca en un entrenamiento con EMS

En blogs anteriores hemos analizado cuál ha sido el protocolo y la estrategia utilizada para responder a esta pregunta que suscita tanto interés. En este sentido vamos a analizar los resultados de frecuencia cardiaca (FC) detectados durante el estudio transversal. 

Desde Wiens Laboratory hemos desarrollado varias aplicaciones de la Electroestimulación con el objetivo de conocer la derivación de la frecuencia cardiaca que se produce en distintas frecuencias eléctricas. Mediante el uso de calculadoras informáticas, hemos podido conocer cuál ha sido el aumento de la frecuencia cardiaca de los participantes para cada momento de la prueba. 

Como hemos explicado en estudio anteriores, los participantes realizaron un “calentamiento” que a partir de ahora llamaremos “Cardio”, y 15 minutos de Electroestimulación a la frecuencia correspondiente. En esos 15 minutos las intensidades fueron:

  • 5 minutos a 5/10 en la escala de percepción del confort (RPE).
  • 5 minutos a 7/10 en la escala de percepción del confort.
  • 5 minutos a 8/10 en la escala de percepción del confort.

A medida que este valor del RPE va aumentando, el grado de confort va disminuyendo. El objetivo de este estudio es analizar la frecuencia cardiaca durante el cardio y durante las distintas intensidades, y poder mostrar los resultados obtenidos y compararlos.

Evaluación de la variación de la Frecuencia Cardíaca

Para poder evaluar este aumento de frecuencia, desde Wiems Lab hemos diseñado unas plantillas que nos ayudan, por un lado a la toma de datos y, por otro lado a la difusión y comprensión de los resultados. Por ejemplo, en la siguiente imagen encontramos un resumen de las sesiones que planteamos los participantes y su evolución:

Aquí, tenemos un cuadro resumen de un participante en el que vemos la evolución de su frecuencia cardiaca a lo largo de la prueba. Asimismo, tenemos las fases por las que ha pasado en cada momento donde se definen perfectamente el cálculo de la intensidad del “Cardio”, el descanso y la EMS.

En esta imagen podemos ver los datos de frecuencia cardiaca durante el cardio, durante la aplicación de WB-EMS a 7 Hz y a 21 Hz, los datos de RER y RPE de cada participante, así como el % de cambio en la frecuencia cardiaca para cada intensidad.

En esta otra imagen podemos observar que este sujeto obtuvo unafrecuencia cardiaca media sin WB-EMS de 132 ppm. Cuando se realizó de nuevo el “Cardio”, se elevó la frecuencia cardiaca a 138, y que con la aplicación de EMS a 7 Hz obtuvo una elevación de:

  • + 19 ppm a una intensidad de 5/10 (13.77%).
  • + 27 ppm a una intensidad de 7/10 (19.57%).
  • + 42 ppm a una intensidad de 8/10 (30.43%).

Igualmente, podemos ver que durante el comienzo de la segunda parte del protocolo, la persona parte de una frecuencia cardiaca elevada, esto es a 155 ppm, 17 pulsaciones por encima de lo que partió al principio del protocolo. Esta frecuencia cardiaca elevada al principio puede ser la explicación por la cual no encontramos una elevación tan significativa con respecto a los 7 Hz. En este caso, mediante la aplicación de WB-EMS a 21 Hz tenemos:

  • + 0 ppm a una intensidad de 5/10 (0%).
  • + 9 ppm a una intensidad de 7/10 (7.10%).
  • +  ppm a una intensidad de 8/10 (30.43%).

Resultados

El principal objetivo de este estudio fue analizar cuál era el % de cambio en la frecuencia cardiaca que se daba con distintas frecuencias eléctricas, y en base a los distintos niveles de intensidad. Para ello, hemos tenido que realizar el promedio de los cambios observados para todos los participantes. Aquí, encontramos algunos:

Podemos ver que el % de aumento de la frecuencia cardiaca es distinto en función del orden de aplicación:

  • Por ejemplo, vemos (en naranja) que cuando se utilizan 7 Hz en primer lugar en todas las intensidades (5/10, 7/10 y 8/10) el % de cambio es mayor que cuando se aplica en segundo lugar.
  • Podemos ver que a una intensidad de 8/10 cuando utilizamos 7 Hz en primer lugar, la frecuencia cardiaca aumenta entre un 30 y un 37%, sin embargo…
  • … Cuando utilizamos la frecuencia de 7 Hz en segundo lugar aumenta entre un 10 y un 22%.
  • Algo parecido sucede con los 21 Hz (en morado) para todas las intensidades. Si comparamos la utilización de la frecuencia 21 Hz en primer lugar o en segundo lugar, vemos que el % de cambio en la frecuencia cardiaca es distinto.
  • Así, cuando utilizamos 21 Hz en primer lugar, el aumento de la frecuencia cardiaca es mayor que si lo utilizamos en la segunda. 

Estos datos pueden ayudarnos a comprender que, cuando utilizamos una frecuencia eléctrica, ésta va a tener una repercusión en el efecto de la segunda frecuencia que utilicemos, y que si queremos alcanzar una frecuencia cardiaca objetivo vamos a tener que regular la intensidad eléctrica para alcanzarla. 

Qué aporta la electroestimulación a este proceso

La electroestimulación, como sabemos, es una herramienta que sirve para contraer los músculos de forma involuntaria. Tanto es así, que la EMS tiene un efecto en el aumento de la frecuencia cardiaca. En este sentido, en el proyecto que hemos comentado hoy la electroestimulación presenta un papel fundamental. Hemos descubierto que la aplicación de distintas frecuencias eléctricas tiene que estar estructurada de forma que tenga en cuenta la elevación de frecuencia cardiaca anterior, y la frecuencia eléctrica que se va a usar después. 

Conclusión

Este estudio que hemos llevado nos ha servido para sacar 3 conclusiones claras:

  1. La frecuencia cardiaca es mayor a 7 Hz que a 21 Hz, independientemente del orden de aplicación. 
  2. El primer bloque de EMS aplicado tiene mayor respuesta en el aumento de la frecuencia cardiaca.
  3. La mejor estrategia para elevar la frecuencia cardiaca durante los primeros minutos de entrenamiento, es aplicar 7 Hz.

Desde Wiems Laboratory seguiremos investigando los aumentos de frecuencia cardiaca que pueden provocar otras frecuencias y en otro orden de aplicación. 

Unai Adrian Perez de Arrilucea
Equipo de Wiems Lab

Comparte este artículo en tus redes sociales:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

¡Suscríbete a nuestra biblioteca!

Últimos posts: