El entrenamiento de carrera a larga distancia depende de la interacción de factores fisiológicos, biomecánicos y psicológicos. (Basett and Howley, 2000). Por ello, el entrenamiento de fuerza se ha convertido en una estrategia eficaz para mejorar el rendimiento de la carrera aeróbica. (Mujika. 2017; Berryman et al.2018). Teniendo lo anterior en cuenta, La electroestimulación de cuerpo completo (WB-EMS) mejora la composición corporal en mujeres mayores de 60 años con obesidad que han sufrido pérdida de masa muscular (obesidad sarcopénica) o riesgo de sufrirlo y en hombres sanos de mediana edad físicamente inactivos (Kemmler et al. 2016b). También, WB-EMS incrementa los niveles de fuerza en jugadores de futbol (Flilipovic et al., 2016b). 

Teniendo en cuenta todas la posibilidades que nos puede brindar la electroestimulación de cuerpo completo en este estudio se investigó los efectos periodizados y funcionales con un entrenamiento de WB-EMS en comparación con un grupo control teniendo en cuenta el rendimiento de carrera. En el grupo con WB-EMS redujeron el volumen de entrenamiento en comparación con el grupo control que mantuvieron el volumen e intensidad de su entrenamiento de carrera.

En el estudio participaron 14 corredores aficionados varones sanos de 26 años. Ninguno de los sujetos habían recibido entrenamiento con WB-EMS. A los participantes que usaron WB-EMS se les aplicaron un programa de adaptación antes de empezar el programa de entrenamiento del estudio.

Los parámetros eléctricos (frecuencia, intensidad de impulso y ciclo de trabajo), volumen (tiempo de la sesión de entrenamiento y tiempo de recuperación del trabajo) y la intensidad percibida (RPE) aumentaron gradualmente a lo largo de las 6 sesiones de intervención.

Para medir la intensidad del impulso eléctrico se usó la escala de Borg como medición del RPE.

El entrenamiento con WB-EMS consistió en 6 sesiones, una por semana y no se superando los 20 minutos de sesión. Los participantes completaron el 95,83% de las sesiones de entrenamiento con WB-EMS.

El entrenamiento se dividió en 4 partes: 

  1. W: Calentamiento: 1 serie de 7-10 repeticiones de 3 ejercicios.
  2. S: Trabajo de fuerza: 2 series de 5-10 repeticiones de 6 ejercicios.
  3. HP: Entrenamiento de potencia interválico de alta intensidad: 1 serie de 8 ejercicios realizando máximas repeticiones en 10 sg y 10 sg de descanso entre ejercicio).
  4. HT: Entrenamiento interválico de alta intensidad: Dos series con intervalos que se ejecutaron en cinta a dos intensidades diferentes; intensidad moderada (65% VO2max) y alta intensidad (>85% VO2max).

Los ejercicios específicos de cada sesión de entrenamiento se han descrito ampliamente en un estudio previo. (Amaro-Gahete et al., 2018).

En las siguientes dos tablas podemos observar los protocolos de electroestimulación que se siguieron en cada parte de las 6 sesiones (Tabla 1).

Por otro lado, en la tabla 2 podemos observar todos los resultados en cuanto al pre entrenamiento y post entrenamiento de todos los parámetros medidos (Grupo con WB-EMS y Grupo control).

Si analizamos los resultados que aparecen en la tabla, vemos que el grupo con WB-EMS obtuvo efectos positivos en todos los parámetros en comparación con el grupo control. Por ello, llegamos a la conclusión de que entrenar durante 6 semanas (1 sesión semana) con WB-EMS en corredores aficionados mejora significativamente el VO2max, la resistencia aeróbica y los valores del umbral de intercambio de gases, la economía de carrera y el salto vertical.

Bibliografía 

  1. Amaro-Gahet,FJ., De-la-OA., Sanchez-Delgado G., Robles-Gonzalez L., Jurado-Fasoli L., y Ruiz Jr., Gutierrez A., (2018) Whole-Body Electromyostimulation Improves Performance-Related Parameters in Runners. Front Physiol, 9 (1576).
  2. Bassett, D. R., and Howley, E. T. (2000). Limiting factors for maximum oxygen uptake and determinants of endurance performance. Med.Sci. Sports Exerc. 32, 70–84. doi: 10.1097/00005768-200001000-00012.
  3. Mujika, I. (2017). Quantification of training and competition loads in endurance sports: methods and applications. Int. J. Sports Physiol. Perform. 12, S29–S217. doi: 10.1123/ijspp.2016-2403.
  4. Berryman, N., Mujika, I., Arvisais, D., Roubeix, M., Binet, C., and Bosquet, L. (2018). Strength training for middle- and long-distance performance: a metaanalysis. Int. J. Sports Physiol. Perform. 13, 57–63. doi: 10.1123/ijspp.2017- 2032.
  5. Kemmler, W., Teschler, M., Weißenfels, A., Bebenek, M., Fröhlich, M., Kohl, M., et al. (2016b). Effects of whole-body electromyostimulation versus highintensity resistance exercise on body composition and strength: a randomized controlled study. Evid. Based Complement. Altern. Med. 3, 44–55. doi: 10.1155/ 2016/9236809.
  6. Filipovic, A., Grau, M., Kleinöder, H., Zimmer, P., Hollmann, W., and Bloch, W. (2016). Effects of a whole-body electrostimulation program on strength, sprinting, jumping, and kicking capacity in elite soccer players. J. Sports Sci. Med. 15, 639–648.
  7. Amaro-Gahete, F. J., De-la, O. A., Sanchez-Delgado, G., Robles-González, L., Jurado-Fasoli, L., Ruiz, J., et al. (2018). Functional exercise training and undulating periodization enhances the effect of whole-body electromyostimulation training on running performance. Front. Physiol. 9:720. doi: 10.3389/fphys.2018.00720.

Leer Artículo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.