BLOG

Noticias, estudios Wiems Lab y consejos sobre el EMS y Wiemspro.

Qué sucede con la frecuencia cardíaca cuando se aplica 7Hz y 21 Hz en distinto orden

La frecuencia cardíaca (frecuencia cardíaca) es una variable de monitorización del ejercicio que nos indica el ritmo cardíaco. Normalmente a mayor intensidad mayor ritmo cardiaco y, por tanto, mayor fatiga y mayor repercusión en el rendimiento y la salud.

Es por eso que la electroestimulación global de cuerpo completo (WB-EMS) es una herramienta que sirve para elevar la frecuencia cardíaca, además de tener otros beneficios

En entradas anteriores como “Cuánto puede variar la frecuencia cardíaca en un entrenamiento con EMS” y “Relación de la electroestimulación y la frecuencia eléctrica y cardíaca en el gasto energético” ya hemos visto la metodología llevada a cabo durante este estudio transversal y parte de los resultados de frecuencia cardíaca por individuo.

Cabe destacar que existen múltiples posibilidades de análisis con estos datos, y es por eso que, desde el Wiems Lab, hemos decidido seguir analizando esta evaluación de la frecuencia cardíaca centrándonos en los cambios que se dan en las dos frecuencias. 

Aunque lo hayamos mencionado en entradas de blog anteriores, es importante que entendamos que las frecuencias seleccionadas son parte del cómputo global de programas que ofrece la aplicación de entrenamiento de Wiemspro.

Nuestro objetivo es investigar cuáles son las mejores metodologías con EMS para la consecución de distintos objetivos, pero sobre todo queremos indagar sobre las bondades de la electroestimulación, y ofrecer al entrenador y a los profesionales fitness herramientas para mejorar su entrenamiento

En la app de entrenamiento de Wiems Pro tenemos programas a:

  • 7 Hz como “Calentamiento 1” y “Cardio Continuo 1” en color verde (color que se usa para personas que acaban de comenzar con la EMS, y para el reclutamiento de fibras lentas).
  • Igualmente, contamos con “Calentamiento 3”, “Classic 1” o “Adaptación circuito 1”, que utilizan 21 Hz

Debido a que estas frecuencias se suelen utilizar comúnmente dentro del equipo Wiemspro, hemos decidido ver qué sucede cuando aplicamos la EMS realizando un ejercicio de baja intensidad en elíptica

El objetivo de este estudio es analizar cómo fue la deriva en la frecuencia cardíaca realizando el ejercicio a baja intensidad, pero diferenciado lo que sucedió con cada participante en cada frecuencia.

Evaluación 

Como en estudios anteriores, en este contamos nuevamente con un sensor de monitorización de la frecuencia cardíaca como es el Polar OH1, que va colocado en el antebrazo; de esta manera, los impulsos eléctricos no interfieren en la toma de datos.

Tras la extracción y tratamiento de los datos, desarrollamos una fórmula para obtener el siguiente gráfico:

Aquí podemos observar el tiempo total de evaluación con los aumentos de la frecuencia cardíaca durante todo momento.

En esta ocasión, mostramos los datos de un participante que realizó una prueba muy buena. Este participante estaba acostumbrado al ejercicio, por lo que durante la prueba su nivel de intensidad era mayor que el resto. Podemos apreciar que esta persona obtuvo una mayor frecuencia cardíaca en la segunda frecuencia (a partir del minuto 41) aunque la tendencia fue totalmente al contrario. 

Podemos observar que existen tres momentos distintos dentro de la curva:

  1. Cálculo de la intensidad de la elíptica.
  2. 20 minutos de ejercicio (5 cardio y 15 de EMS) con la 1era frecuencia.
  3. 20 minutos de ejercicio (5 cardio y 15 de EMS) con la 2nda frecuencia.

A continuación, vamos a analizar lo sucedido con varios participantes en las dos frecuencias, pero antes sugerimos leer la entrada del blog anterior donde explicamos la gráfica previamente comentada en detalle.

Análisis por frecuencias

El análisis por frecuencias es una representación gráfica de los participantes con los que aplicamos primero 7 Hz y después 21 Hz y a la inversa. El análisis nos va a permitir observar alguna distorsión en el aumento de la frecuencia cardíaca cuando colocamos primero una frecuencia, o cuando colocamos otras. Esto es debido a lo siguiente: si siempre trabajamos con 7 Hz como primera frecuencia, lo que pase con 21 Hz va a estar influenciado por lo que ha sucedido con la frecuencia anterior. Sin embargo, si logramos que unos participantes trabajen primero a 7 Hz y otros participantes 21 Hz, los resultados no tendrán que ver con el orden de aplicación

7 HZ

En primer lugar, vamos a ver qué sucedió con la respuesta en la frecuencia cardíaca a 7 Hz por orden de aplicación:

Tal y como vemos en la imagen podemos confirmar que el protocolo de evaluación se realizó de forma sistemática y siguiendo los mismos pasos con todos los participantes. 

Vemos que todos comienzan con su parte de cardio, y que la aplicación de la WB-EMS va acorde con lo estipulado (5/10, 7/10 y 8/10). Además, es importante recalcar que la respuesta en cada uno de los participantes fue un poco distinta:

  • Así, el segundo gráfico de la primera fila y el tercer gráfico de la segunda fila muestran una elevación bastante plana con respecto a sus compañeros. 
  • Pero, por otro lado, la frecuencia cardiaca del tercer gráfico de la primera fila sube considerablemente tras la aplicación de WB-EMS

Esta diferencia con los demás puede manifestar una no-respuesta por parte de determinados participantes, lo que nos hace preguntarnos ¿Existen respondedores y no respondedores a la EMS?

Además podemos destacar que todos los participantes alcanzan una frecuencia cardíaca entre el 91-93% de la frecuencia cardíaca máxima, a una intensidad de 8/10 con la EMS.

21 HZ

También hemos analizado la respuesta de la frecuencia cardíaca a 21 Hz en ambos órdenes de aplicación:

A diferencia de la frecuencia anterior, en esta ocasión vemos que los participantes se compararon de forma muy distinta entre ellos. Todos siguen la misma tendencia, aunque algunos de forma más pronunciada, y otros con un poco menos de inclinación. Estos datos refuerzan la idea de que algunos participantes tienen una mayor respuesta a la EMS, mientras que en otras personas no existe tal respuesta

Asimismo, es importante destacar que cuando se trabaja a 21 Hz como primera frecuencia, la frecuencia cardíaca del cardio se encuentra en valores ligeramente por encima de los que teníamos estipulados, sin embargo, cuando se colocan en segundo lugar, la frecuencia cardíaca del cardio es extremadamente alta.

Esto nos ayuda a comprender que si queremos mantener una intensidad ligera-moderada, y no queremos que se eleve mucho la frecuencia cardíaca porque existe mayor riesgo, o porque esa no es la zona de entrenamiento donde queremos mejorar, será importante tener un control minucioso de la carga eléctrica y la carga externa.

Lo que tenemos claro es que la respuesta en la frecuencia cardíaca a 21 Hz es menor que a 7 Hz.

Resultados

Estos resultados pueden ser útiles para los entrenadores que estén comenzando a realizar entrenamientos con EMS, y no tengan todavía una experiencia suficiente como para saber qué repercusión tiene la WB-EMS en el organismo. 

A partir de ahora, cuando se trabaje con EMS vamos a saber cuáles pueden ser las respuestas que se ofrecen ante el aumento de frecuencia eléctrica, o el aumento de intensidad pasando de un 5/10 a un 8/10. De los resultados obtenidos, nos gustaría centrarnos también en el efecto que tienen la EMS cuando se coloca a una baja intensidad, como puede ser 5/10 en la escala de confort.

A la vista de los resultados obtenidos podemos comprobar que, de forma general, esta intensidad es capaz de subir la frecuencia cardíaca ~ 10 ppm. Esto puede ser interesante, no sólo por el beneficio del propio aumento de frecuencia cardíaca, si no también porque la EMS es una herramienta muy motivadora para el entrenador.

Podemos comprobar por los testimonios de nuestros participantes que la EMS gusta, y que la sensación de entrenamiento es distinta.

En esta ocasión, hemos realizado un entrenamiento aeróbico continuo que muchas veces resulta tedioso para algunas personas, sin embargo, con la EMS el entrenamiento se vuelve más dinámico, y además proporciona mayores beneficios a nivel cardiovascular y a tono muscular.

En estudios próximos evaluaremos primero si la EMS tiene un efecto agudo sobre el músculo; y segundo, de ser así, cuánto o en qué medida incide la EMS. 

Conclusión

Gracias al análisis llevado a cabo con las distintas frecuencias eléctricas, hemos podido observar la diferencia cuando se aplica una frecuencia en primer lugar vs cuando se aplica en segundo lugar. Asimismo, estas dos frecuencias tienen un efecto directo sobre las fibras de contracción lenta, y hemos podido dilucidar qué sucede en la frecuencia cardíaca cuando se aplican estas dos frecuencias tan utilizadas al principio de cualquier programa de EMS. Destacaremos 3 conclusiones:

  • Los participantes responden de forma distinta al mismo estímulo por su propia condición o porque no son capaces de establecer correctamente el grado de confort 5/10, 7/10 y 8/10.
  • El orden de aplicación de EMS es importante, y su aplicación dependerá de nuestros objetivos.
  • La frecuencia cardíaca responde de distinta manera a 7 Hz y a 21 Hz.

Igualmente, desde Wiems Lab seguiremos investigando los aumentos de frecuencia cardíaca que pueden provocar otras frecuencias y en otro orden de aplicación. 

Unai Adrian Perez de Arrilucea
Equipo de Wiems Lab

Comparte este artículo en tus redes sociales:

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp

¡Suscríbete a nuestra biblioteca!

Últimos posts: